lunes, 5 de febrero de 2018

PÁGINA PRINCIPAL



5 Febrero 2018



LA CRUZ  GLORIOSA

TEXTOS DE ÁNGELA

0.-  TESTIMONIO DEL INSTRUMENTO

                               El testimonio es necesario para comprender que se trata de un proceso
                               en el que Dios trabaja y educa al alma.  Está puesto porque es un
                               patrón habitual del Señor y muy útil para cada uno de nosotros.
           
1.-  UNA PERSONA NOS PRESENTA A JESÚS
“Llegué a los Ejercicios Ignacianos, en la más completa ignorancia de Jesús y de su Palabra.  Era como un pajarito sacudido por el ciento de la vida en busca de un refugio seguro.
¡Encontré a Cristo y me enamoré de Él!
¡Enseguida me di cuenta que no lo abandonaría nunca más!
No sabía que a Jesús se le puede hablar como a un amigo y menos sabía que Jesús  pudiera hablarme.”

2.-  ÉL SE VUELVE Y NOS MIRA
Pero Jesús, con infinita ternura, habló a mi corazón y me miró con ojos llenos de dulzura y amor. (Ahora sé que aquel mismo día empezaron las imágenes interiores y las locuciones. que guían mi vida hasta hoy).

3.-  DESEAMOS PERMANECER CON ÉL, POR AMOR
Cuando, asombrada de lo que experimentaba por primera vez en mi espíritu, le dije a Jesús:  “¡Te amo!”, sentí que  me respondían de una forma que no olvidaré nunca.

4.-  NOS ENCARGA UNA MISIÓN, NUESTRA VOCACIÓN
“Al fin, pequeña mía: Yo siempre te he estado esperando.  Mi Padre tiene que confiarte una tarea importante. ¡Cuánto tiempo hemos esperado este momento!”

5.-  NOS DA LOS MEDIOS PARA REALIZARLA
Un poco más adelante, ante las dudas que el alma experimenta, Jesús le dirá:
“¿Tú crees que le pediría a un paralítico escalar una montaña si no tuviera ya en mente  librarlo de la silla de ruedas?”

6.-  LA PALABRA DE DIOS ES EL CAMINO
Él esperaba con ansia mi sí, porque Dios no se impone nunca y menos aún para sus proyectos más santos.
En medio de este tormento mío rogué al Señor que me diera  con su Palabra un resquicio
de luz: ¿qué quería en verdad de mí? Abrí la Biblia.  Era la primera vez que  me atrevía a hacerlo.  Y leí el capítulo 8  del libro de Tobías.
Mucho más adelante supe que este capítulo se toma como lectura en la celebración de los matrimonios;  lo cierto es que, súbitamente, entendí que Dios me había curado como a Sara, para realizar en mí  esta vocación”.
Jesús añade:      “¡Busca mi Palabra!”

7.-  Y ANTE LAS DIFICULTADES
Y ante las complicaciones normales en las cosas de cada día, el alma pregunta:
¿Qué debo hacer, Jesús?  ¿Qué quieres de mí?  
Jesús me responde:  
“¡Calla, ama y reza!”

                       (Texto  “De las tinieblas a la Luz”, tomo I,  páginas 14 a 26)


I.-   LA  CRUZ  GLORIOSA

                       Mi intención es que, con los textos de Ángela, podamos acercarnos al 

                 misterio de la   Cruz Gloriosa y que nos ayude a traducirlo en vida interior, 
                 vida espiritual, cada vez más  urgente, y mantener nuestro corazón en
                 confiada espera y nuestro espíritu en vela.
                      A través de las semanas iremos desgranando, si Dios quiere, las vivencias 
                 y   los  mensajes que encierran.
           Encomendémoslo a la Virgen y que ella nos guie en esta andadura.  
           Gracias.


PRIMER ENCUENTRO CON  LA  CRUZ  GLORIOSA

                      Antes de este primer texto creo necesario hacer un breve resumen de 

                 muchas páginas que le preceden para situar así la imagen que describirá el 
                 “instrumento”.
                      Ángela, unos años antes de escribirlo, había tenido amistad con X. Aunque
                 ella creía que, en aquella relación, matrimonio, hijos…, estaba el camino que 
                 le proponía el Señor. La relación no cuajó.
           El corazón de Ángela quedó muy afligido, hasta que el Señor le condujo, 
      por medio de la fe, a poner en manos de Dios, rezar, aunque no lo entendiera 
      del todo, por X, sus planes con él, su futuro y restaurar ambos corazones.
           Sólo de esta manera, con su aceptación, en el dolor y en la plegaria, ella 
      comenzó a caminar por los senderos que había seguido Jesús.
           Entonces, con la imagen que ella describe, se le comienza a mostrar el 
      Camino de la Cruz Gloriosa..
           El texto es de Noviembre de 1995 y ella siente su corazón convencido pero
      se pregunta si se trata de una imagen simbólica o es el “camino” a seguir.
           Dos años más tarde comenzará a ver mucho más claras las cosas.  Los 
      tiempos y los caminos del Señor, no son los nuestros.  Testimonios así pueden 
      ayudarnos en el crecimiento espiritual.

            *      *      *

            "No sé por qué, pero estoy segura que  esta imagen fue la que me empujó a acercarme al confesor aquella mañana.
      Creo, con profunda convicción, que esta es la clave de la misión que el Señor me ha confiado, a pesar de mi miseria.
     Me encontré con X al pie de la Cruz de Jesús.  Los dos estábamos desnudos, pero no sentíamos vergüenza.  No se trataba de una desnudez por falta de vestido, sino desnudez de corazón y de nuestro ser entero.
    Nos encontrábamos, sin vergüenza ninguna, bajo la mirada amorosa de Jesús.       
    ¡Qué. felicidad!.
   Nos teníamos cogida la mano como dos niños y paseábamos por un lugar nuevo, indescriptible.
    Con fuerza sentí en mi interior, esta explicación:

                       'De la misma manera que bajo el árbol del conocimiento del bien y del mal
 acaeció la caída del   hombre y la mujer, así también, bajo el árbol de la Cruz
 de Cristo, acontecerá la restauración del hombre y de la mujer; así lo dispuso
 Dios en su  proyecto creador.’
   
   ¡Esta es la redención!  Cierto, pero ¿se trata sólo de una imagen simbólica … o, en
este sentido, Dios tiene sobre mí un proyecto particular?
   Lo cierto es que, por aquellas fechas Jesús comenzó a mostrarse Glorioso y me mostraba la resurrección de los muertos”.
("De las tinieblas a la Luz”, tomo I, pág. 29)



II.-  La Cruz Gloriosa es Luz

      La primera imagen sobre la Cruz Gloriosa era una promesa de futuro: la humanidad será restaurada bajo el árbol de la Cruz de Cristo.
     En esta ocasión la Cruz es Luz.  Al conocer Ángela los escritos sobre Dozulé, entiende que esta Cruz iluminará todos los rincones, los cuatro puntos cardinales, representados por ella. Ante esta Cruz de Luz cada uno deberá escoger entrar en esta Luz o rechazarla.
    Entre una y otra experiencia religiosa han pasado dos años.

            “Un día en un Boletín de Medjugorje  leí como la Virgen dice que, cuando ya no se aparezca, dejará una señal permanente y extraordinaria que todo el mundo podrá ver. ¡Más a pesar de quedar y poderse ver, no todos creerán en ella ni en Jesús!
            Dentro de mí me preguntaba qué podría ser este signo misterioso y recibí una certeza interior fortísima seguida de una imagen: una Cruz Gloriosa, de una belleza y luz indescriptible, de fuego vivo que no se extinguía.  Después vi que, esta Cruz, estaba sobre un monte.  (En vez de “vi” debería decir “percibí”, porque a su alrededor todo era obscuro).  Me acerqué y se trataba de una Luz purísima, por eso no se extinguía.  Y con toda naturalidad entré en ella y avancé en ella y me quedé en ella…  ¡No habría regresado jamás!  ¡Era plena felicidad!  No obstante percibí que otras personas temían acercarse a ella y retrocedían.
            Recuerdo habérselo comentado a mi director espiritual.  Él, visiblemente conmovido, cerró los ojos y asintió.
            Gracias por su prudencia. ¡En los sacerdotes, mis ángeles, que Tú me diste para guiarme, nunca asoma un juicio sino la justa prudencia para llegar al justo discernimiento. ¡Gracias, Jesús! Sostenlos porque me parece ¡que en el futuro su obligación será muy difícil!
            ¡Te amo, Jesús mío, mi Cruz Gloriosa, que te anuncias a todas las “hormiguitas” como yo!
            ¡Ven pronto, Jesús!

            Muchos tienen miedo pero, cuando contemplarán tu rostro, muchos serán iluminados: ¡serán los de la última hora!
            Oh, tu rostro basta haberlo visto un momento para que no se pueda olvidar jamás!
           
            No hace mucho, a través de los libros sobre Dozulé de J.N.S.R., de D. y otros, que Jesús, oportunamente pone en mis manos, yo sé que el mismo  Espíritu anuncia la misma Cruz Gloriosa y el retorno de Cristo.
            Sólo ahora comprendo aquella imagen en la que Jesús anunciaba la salvación en un punto preciso de la tierra diciendo:
“Sucederá en aquel lugar donde están representados los cuatro puntos cardinales.”
            Hasta ahora no lo había entendido.  Ahora sé que estos cuatro puntos son su Cruz Gloriosa que se extenderá de norte a sur y de este a oeste. 
¡Atraerá a todos hacia sí!  (Dozulé).
¡Nadie se quedará fuera!
Pero ¡cada uno tendrá que escoger!
¡Gracias, Jesús! ¡Aleluya!

            (10 diciembre , martes, 1997   “De las tinieblas a la Luz” tomo I, pág. 140-141)




I.- TEXTO SACADO DEL LIBRO DE ÁNGELA

La Cruz Gloriosa
         
           El mundo, desde siempre pero hoy más que nunca, está inmerso en la tiniebla. Satanás ha
provocado una gran rasgadura a la humanidad y a la misma iglesia. El hombre de hoy vive una
espantosa esquizofrenia: está dividido en si mismo (La vorágine o remolino)
          Jesús vino al mundo, con Su Sacrificio, para salvarnos: pero no le recibimos (La Cruz). Jesús
ha resucitado para permanecer entre nosotros todos los días (Eucaristía), pero para muchos
solamente es un pedazo de pan.
          A pesar de todo, el proyecto divino no se aborta. Por eso Jesús, llegada la plenitud de los
tiempos, prepara su retorno glorioso porque su divina Misericordia nunca ha dejado de amar
entrañablemente al hombre.
         Jesús nos da, como preludio y señal de su retorno glorioso, su Cruz Gloriosa. Esta Cruz
brillante portadora de Luz!
         La Cruz se abre paso en la hendidura. Nace exactamente en la vorágine, en el remolino,
donde la humanidad todavía está sumida en el pecado. Justamente aquí es donde el hombre
encuentra, si quiere, la puerta de la salvación. Del caos espiritual en que está inmersa la tierra (a
la derecha de la Cara de Jesús), en Cristo se rehace (a la izquierda de la Cara de Jesús) y se renueva
de la armonía inicial.
         La tierra es el símbolo de la Eucaristía, porque contiene la Cara de Jesús. Así la Cara
luminosa, plenamente humana, asume a la entera humanidad redimida. La Cara forma un todo
único con la Cruz Gloriosa que separa la tiniebla de la luz.
         La Palabra de Dios, plasmada sobre los tres brazos de la Cruz, como un abrazo, es el
Evangelio. Para estos acontecimientos se prepara la Virgen María. Ella es el Arco Iris que une el
cielo y la tierra.

          El mensaje principal es clarísimo: sólo quien opte por la Cruz de luminosa será asumido por
la Luz que es Cristo Jesús!
                                     La Cruz Gloriosa:
                                     ¡es un mensaje de esperanza!
                                     ¡es un mensaje de amor!
                                     ¡es un mensaje de gozo!
                                     ¡es certeza de eternidad!

            El Señor nos hace el don de su Cruz Gloriosa, a toda la Humanidad a fin de que pueda sumergirse
en la mirada misericordiosa de nuestro único amor: Jesús.


II.- SEGUNDA APROXIMACIÓN A LA CRUZ GLORIOSA (Explicación personal)

     1.- La Cruz de Luz, Cruz gloriosa, se abre paso en medio de la oscuridad.
                • La Luz es claridad, orden, mesura, verdad, unión, caridad, Vida.
                • La oscuridad es caos, desorden, mentira, individualismo, egoísmo, muerte.
                • En esta Cruz Gloriosa, en Cristo, “somos una nueva creación” (2Cor 5,17)

     2.- La Cruz es Persona. En el centro de la Cruz hay una Forma Eucarística.
                • Cruz y Eucaristía son el núcleo de la vida cristiana.
                • En la Cruz Jesús nos redime y a través de ella tenemos el camino.
                • La Eucaristía es el “memorial” de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús
                • Cruz y Eucaristía son los signos de la nueva creación. Luz y Alimento.

     3.- La Cruz tiene unos textos de la Sagrada Escritura. Hablan del presente y de la nueva
creación. Orden de lectura, brazo izquierdo, centro y brazo derecho
                 • “Venid a Mi todos los que estáis fatigados y agobiados y Yo os aliviaré” (Mt 11,28)
                 • “Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en Mi aunque muera vivirá” (Jn 11,25)
                 • Enjugaré toda lágrima de sus ojos y no habrá ya muerte ni llanto ni gritos… Yo soy el Principio y el Fin”(Ap   21,4-6)

     4.- Un arco iris, por detrás, enlaza la primera y la nueva creación
                • Es el Signo de la alianza, que enlaza Eva y María, la primera y la nueva creación: “porque el primer cielo y la primera tierra desaparecieron y el mar ya no existe” (Ap 21,1)
                • María es el arco iris, ella es la nueva creación; ella tiene la armonía primera.
                • María es la “mujer” que aplastará la cabeza de la serpiente (Gen 3,15)
                • “Al final mi Corazón Inmaculado triunfará” dijo en Fátima.

     5.- La pareja de la izquierda. Simbolizan el amor primero de Dios y el alma, así como el amor primero de Adán y Eva, antes del pecado. Significan la nueva creación cuando: “Dios  pondrá su morada entre ellos y ellos serán su pueblo y Él será su Dios” (Ap 21,3)

Resumiendo
     § Nuestro tiempo es convulso, revuelto. Rechaza y ataca a Jesús, su divinidad y la  Eucaristía; rechaza y ataca a María en su virginidad y también a la Iglesia. Vivimos el final de un tiempo y el resurgir de uno nuevo
     § La lucha entre la Luz y la tiniebla nos pone en el dilema de optar por una o la otra. Podemos sumergirnos en la oscuridad o subir a la Cruz gloriosa y alcanzar la Luz
     § Cristo, a través de la Cruz y la Eucaristía, renueva y alimenta la humanidad.
     § Dios quiere que esta situación la decida María: “Mi Corazón Inmaculado triunfará”. Por Cristo, nuevo Adán, y María, la nueva Eva, nacerá la nueva creación.
     § Esta “nueva creación” ha sido prometida por el Padre y en ella , “ no habrá, sufrimiento ni llantos… porque habrá un cielo nuevo y una nueva tierra”. Donde Dios “pondrá su morada entre ellos y ellos serán su pueblo y Él será su Dios” (Ap. 21,1-8)

          Nosotros vivimos este momento crucial.
          La Iglesia sufre dolores de parto y el maligno quiere arrebatar el fruto de Dios y devorarlo. En la Cruz Gloriosa, en la Eucaristía y en el Corazón de María hallamos el refugio hasta alcanzar de nuevo la Luz.


III.- POR QUÉ LA CRUZ ES “GLORIOSA”

          Esta es la talla en madera, más de 2 metros de altura, que preside el retablo de la Iglesia donde habitualmente participa de los Sacramentos y recibe la asistencia espiritual la persona que ha recibido estos mensajes.
     
         Contemplando este bello Cristo crucificado, el Señor le abrió su corazón y ella vio como se convertía en Luz. Así comenzó todo lo referente a la Cruz Gloriosa.
         Me ha parecido que San Juan Crisóstomo, explica extraordinariamente bien lo que el alma comprendió.   Esto nos ayuda a reconocer que la Iglesia tiene en su acervo espiritual muchísimo más de cuanto podamos imaginar.

Adán y Cristo, Eva y María. (Homilía de S. J. Crisóstomo)

          "¿Te has fijado en la admirable victoria? ¿Conoces las brillantes obras de la cruz? ¿Quieres que te muestre algo más admirable aún? Fíjate en la manera como viene la victoria y te quedarás aún más parado. Con lo que el Diablo venció, con la misma arma Cristo le sometió y tomando las armas que él empleó, con ellas le derrotó del todo. Atiende y verás como sucedió.
          Las claves de nuestra desgracia fueron la virgen, el leño y la muerte. Eva era virgen, no había conocido varón; el leño era el árbol, la muerte fue la multa o pena de Adán. Pues, los mismos, la Virgen, el leño y la muerte, símbolos de la calamidad, son a la vez símbolos de la victoria. 
          En lugar de Eva está María; en lugar del árbol de la ciencia del bien y del mal, tenemos el árbol de la cruz; en lugar de la muerte de Adán, la muerte de Cristo.
          ¿Entiendes ahora que donde pareció vencer, en el mismo fue vencido? Junto al árbol abatió el diablo a Adán; Cristo sobre el árbol ganó la guerra al diablo. Es innegable que aquel leño mandaba a los infiernos; en cambio por el otro llamaba de nuevo a la vida a todos los que habían bajado al abismo. Por su parte Adán vencido y desnudo se ocultó; en el otro leño, demostró su victoria permaneciendo desnudo en la cruz. Aquel árbol condenó a la muerte a los nacidos después; en éste, resucitó de la muerte a los que murieron antes. ¿Quién puede encomiar el poder del Señor si de muertos hemos pasado a inmortales? Esta es la magnífica grandeza de la Cruz.
          ¿Reconoces la victoria? ¿Comprendes de que manera vino la victoria? Aprende todavía un poco más reconociendo que sin trabajo ni sudor nuestro esta victoria fue engendrada en nosotros. No hemos luchado con armas, no estuvimos en el campo de batalla, no recibimos heridas, ni siquiera vimos la guerra y sin embargo obtuvimos la victoria; nuestra corona ha sido el combate del Señor. Puesto que nuestra es la victoria, imitemos a los soldados, lancemos gritos y cantos de victoria, recitemos a diario alabanzas y poemas. Clamemos en alabanza al Señor: “la muerte ha sido vencida. ¿Muerte, dónde está tu victoria? ¿Infierno, dónde está tu aguijón?
          Todas estas cosas maravillosas ha hecho nacer en nosotros la Cruz. La Cruz es el trofeo erigido contra los demonios, espada contra el pecado, Cristo es la espada que hirió a la serpiente. La Cruz es la voluntad del Padre, la gloria del Unigénito, el jubilo del Espíritu Santo, el esplendor de los Ángeles, la serenidad de la Iglesia, la glorificación de Pablo, el muro que protege a los santos, Luz de todos los pueblos.

                                                                “Homilías de S. Juan Crisóstomo (“Sobre la muerte y la Cruz”) (PG 49, 396)






Santa Eucaristía,   ¿problema?            


  

Durante la Santa Misa, Jesús habla a mi corazón:
“¡Después de la Misa y el Rosario,  quédate un poco más, quiero hablarte!”

Y acabada la Santa Misa… Jesús fielmente, no tarda en dejarme oír su voz:

“Recuerda:    ¡Todo lo que tú recibes delante del Tabernáculo es según mi Voluntad!”

Inesperadamente, la puerta del Tabernáculo se abre casi con violencia y una Hostia grande, viva y luminosa, mucho más grande que la puerta, presiona como para salir a la fuerza; mientras oigo la voz de Jesús:

“¡Pronto no habitaré más en los Tabernáculos…
Todos los hombres deben saber   “Quién es la Eucaristía!”…
Harás pintar esta imagen a C.T.    Deseo otra vez, por medio de una mujer,
dar a conocer esta imagen al mundo…    (14 de mayo de 2001)



                   ___________________________________________

       Página en Facebook:      @apostolescruzgloriosa    

       Correo electrónico:  
                   apost.cruzgloriosa@gmail.com